Posts etiquetados ‘Semillas’


003_17El fenómeno de la latencia de las semillas siempre ha sido un tema que me ha maravillado. El tema es tan antiguo como las propias semillas en sí y la Naturaleza sigue sorprendiéndome, ajustando finamente este fenómeno, según las condiciones ambientales. Lo que hace la latencia es asegurar que las semillas no germinen, incluso cuando las condiciones son las más favorables. La semilla latente es aquella que espera las condiciones más óptimas para desarrollarse, esperando a un cambio en el clima o porque ha llegado a nuevos lugares, por el efecto de la dispersión. Es ahí, cuando gracias al fenómeno de la latencia, la semilla decide o no comenzar a desarrollarse.

Y es que aunque las condiciones le sean favorables, la latencia asegura que sea la semilla la que decida si es el momento óptimo para germinar y ¿Por qué? pues porque también cuenta el efecto de la supervivencia de la especie en sí misma. Algunas plantas, excepto las de cultivo, también tienen esta capacidad… si no que se lo cuenten a la inteligente y famosa Rosa de Jericó (Anastatica hierochuntica) capaz de “adormecer” y atravesar, gracias al viento, continentes enteros durante años hasta encontrar las condiciones climáticas favorables para desarrollarse y soltar sus semillas.

Insisto en el fenómeno tan maravilloso de “la decisión”, ellas deciden aún teniendo las condiciones más idóneas si se desarrollan o no, la supervivencia por lo tanto es la máxima por encima del éxito reproductor de las especies y de ahí que la Naturaleza no tenga “prisas” así como tampoco conozca atajos, por lo que el cortoplacismo está fuera de su agenda sin lugar a dudas.

El panorama político actual está en la misma situación y es totalmente comparable a este maravilloso fenómeno. El “¿A dónde queremos ir?… Vayamos y después veremos” se está imponiendo como estandarte por el cambio político en nuestro país, lo que para much@s es ahora un detonante o motivo para pararse a pensar y recapacitar el camino a seguir. Toda fuerza política, por nueva que sea, se verá sometida a idéntico escrutinio que al resto de partidos…es decir, que aunque mantengan ser la fuerza más votada le ocasionará los mismos altibajos tras un ascenso continuo. Más de lo mismo.

El cortoplacismo, las prisas y el lo quiero para ayer lo único que hace es esconder los verdaderos problemas, crear miedo y magnificar aún más la incertidumbre haciendo ver que los verdaderos problemas se ocultarán porque gobernar no es solo curar, también es dar salud y solo habrá salud si pensamos a largo plazo siempre que olvidemos los rendimientos cortoplacistas.

Al igual que las semillas latentes, pensar en la supervivencia debe ser la máxima… aún cuando las condiciones para resurgir sean las más favorables. Quizá la emergencia social en la que estamos inmers@s si de verdad fuera la principal causa de las prisas, se podría pensar de otra manera..el no renunciar hoy para disponer mañana, el no planificar el ignorar lo que pueda pasar en el futuro convierte el cortoplacismo en total enfermedad. Carpe diem sí…pero con un plan.