Posts etiquetados ‘Política’


003_17El fenómeno de la latencia de las semillas siempre ha sido un tema que me ha maravillado. El tema es tan antiguo como las propias semillas en sí y la Naturaleza sigue sorprendiéndome, ajustando finamente este fenómeno, según las condiciones ambientales. Lo que hace la latencia es asegurar que las semillas no germinen, incluso cuando las condiciones son las más favorables. La semilla latente es aquella que espera las condiciones más óptimas para desarrollarse, esperando a un cambio en el clima o porque ha llegado a nuevos lugares, por el efecto de la dispersión. Es ahí, cuando gracias al fenómeno de la latencia, la semilla decide o no comenzar a desarrollarse.

Y es que aunque las condiciones le sean favorables, la latencia asegura que sea la semilla la que decida si es el momento óptimo para germinar y ¿Por qué? pues porque también cuenta el efecto de la supervivencia de la especie en sí misma. Algunas plantas, excepto las de cultivo, también tienen esta capacidad… si no que se lo cuenten a la inteligente y famosa Rosa de Jericó (Anastatica hierochuntica) capaz de “adormecer” y atravesar, gracias al viento, continentes enteros durante años hasta encontrar las condiciones climáticas favorables para desarrollarse y soltar sus semillas.

Insisto en el fenómeno tan maravilloso de “la decisión”, ellas deciden aún teniendo las condiciones más idóneas si se desarrollan o no, la supervivencia por lo tanto es la máxima por encima del éxito reproductor de las especies y de ahí que la Naturaleza no tenga “prisas” así como tampoco conozca atajos, por lo que el cortoplacismo está fuera de su agenda sin lugar a dudas.

El panorama político actual está en la misma situación y es totalmente comparable a este maravilloso fenómeno. El “¿A dónde queremos ir?… Vayamos y después veremos” se está imponiendo como estandarte por el cambio político en nuestro país, lo que para much@s es ahora un detonante o motivo para pararse a pensar y recapacitar el camino a seguir. Toda fuerza política, por nueva que sea, se verá sometida a idéntico escrutinio que al resto de partidos…es decir, que aunque mantengan ser la fuerza más votada le ocasionará los mismos altibajos tras un ascenso continuo. Más de lo mismo.

El cortoplacismo, las prisas y el lo quiero para ayer lo único que hace es esconder los verdaderos problemas, crear miedo y magnificar aún más la incertidumbre haciendo ver que los verdaderos problemas se ocultarán porque gobernar no es solo curar, también es dar salud y solo habrá salud si pensamos a largo plazo siempre que olvidemos los rendimientos cortoplacistas.

Al igual que las semillas latentes, pensar en la supervivencia debe ser la máxima… aún cuando las condiciones para resurgir sean las más favorables. Quizá la emergencia social en la que estamos inmers@s si de verdad fuera la principal causa de las prisas, se podría pensar de otra manera..el no renunciar hoy para disponer mañana, el no planificar el ignorar lo que pueda pasar en el futuro convierte el cortoplacismo en total enfermedad. Carpe diem sí…pero con un plan.

¿Pero qué país es este?

Publicado: 06/01/2012 en Política
Etiquetas:, , ,

Primero fue el anuncio del nuevo gobierno autonómico de Cospedal: “se debe muchísimo más de lo que nos habían dicho, hay facturas que están hasta reflejadas en pesetas” Y Barreda asegurando que tampoco era para tanto y Cospedal insistiendo en que era para más y las farmacias sin cobrar. Castilla-La Mancha no es una bloque de viviendas en las que el presidente de la comunidad o el administrador puedan hacer alguna jugarreta; tampoco una ONG del tipo de la que todos pensamos que despachaba, al parecer incluso en la Palacio de Marivent; se trataba de un gobierno autonómico aunque, eso sí, con una caja de ahorros quebrada y un aeropuerto fantasma. Era el primer aviso de lo que se avecinaba.

Y se avecinaba lo que ya parece una realidad que complica mucho las cosas: nuestro déficit no sólo no es del 6% como aseguraba el Gobierno de ZP sino que es posible que sea incluso mayor que 8% según el nuevo ministro de Economía. Y el ciudadano no da crédito a que gente que se supone responsable suelte esta sarta de mentiras con las cosas de comer. Porque si lo que dijo Cospedal y ahora dice de Guindos es cierto, estoy seguro que en la justicia hay alguna manera de implicar a los presuntos responsables. La otra posibilidad es que lo que dicen los peperos no se cierto y les sirva como coartada, pero entonces Barreda y Salgado ya deberían haber puesto la correspondiente demanda por difamación o lo que sea.

Pues no, nadie dice nada. Se acusan de mentir, ¡nada menos que de mentir en las cuentas públicas, de mentir sobre nuestro dinero¡ y se contentan uno con decir que sí y otro con decir que no. ¿Pero que país es este? El Gobierno del Partido Popular no puede traicionar sus promesas electorales sobre el tema fiscal limitándose a decir que el ejecutivo de ZP les ha engañado. ¿Es que en la oposición no llevaba un control de la cosa? ¿Es que si no tenían acceso a las cuentas reales y lo han visto ahora no es el engaño o la ocultación lo suficientemente grave para algo más que quejarse? Y la ahora oposición, igual: ¿no tienen nada que decir sobre las acusaciones del PP? Si son mentira ¿por qué no desenmascaran al Gobierno? Y si son verdad ¿por qué no dan la cara y piden perdón?

Dan ganas de irse de aquí, de mandarles a todos al Senado a vegetar y cobrar sueldos y dietas a cambio de nada. ¿Pero qué país es este donde todo puede pasar sin que nunca pase nada? Quiero ver ante los tribunales a mucha gente, a los directivos de las Cajas que se repartían el botín de la institución casi muerta blindándose retiros inmorales, quiero ver a los que en el Banco de España daban el visto bueno para esos latrocinios, quiero ver a los que consintieron y se lucraron con los aeropuertos de Castellón y Ciudad Real; quiero verlos y que devuelvan el dinero lo primero y se les inhabilite al menos para la trabajar en la Administración. Y quiero ver una comisión investigadora en los parlamentos castellano manchego, valenciano y nacional para esclarecer responsabilidades y mentiras que igual no son de cárcel pero si de bochorno general. Quiero ver tantas cosas que no veré, que nadie quiere que vea, que ya no es ni cabreo lo que siento sino un tristeza de siglos por esta vieja España instalada eternamente en el estraperlo cutre y sucio.

MADRID, 3 Ene. (OTR/PRESS) –