Archivos de la categoría ‘Ayuntamiento de Langreo’


Complejo industrial Sulzer. Winterthur. Foto: Ralph Feiner

Complejo industrial Sulzer. Winterthur. Foto: Ralph Feiner

Hace ya algo más de una década, mientras subía a recoger un pequeño premio en reconocimiento a uno de los proyectos empresariales en los que me embarqué, se me pasaba por la cabeza que todo lo que había aprendido hasta llegar ahí se lo debía a mi mejor aliada…la mentalidad emprendedora. En el presente reconozco que aquella mentalidad emprendedora, con el único fin de desarrollar un logro empresarial puntual, se puede aplicar a cualquier proyecto de la vida de uno mismo.

La nueva realidad del mercado de trabajo en Langreo requiere la capacidad de ampliar la actuación sobre nuestros recursos comunitarios y locales, para poder encontrar nuevos nichos de emprendimiento y de dinamización económica. Por eso hay que buscar y aprovechar cualquier tipo de activo público que por cualquier razón no está siendo aprovechado o explotado para darle un uso social, de interés económico, ambiental o cultural…

Podemos decir que Langreo, como tantas otras ciudades, está en plena crisis. Pero mientras vivamos en este paréntesis entre el comienzo y el incierto final del túnel, debemos reinventarnos. Debemos comprender que ahora estamos sufriendo los efectos de aquellas causas, de aquella política pública basada en la expansión urbana que nos ha dejado equipamientos “parados” .Posiblemente por incapacidad financiera para siquiera poder mantenerlos, como el desarrollo de viviendas inacabadas, espacios a medio urbanizar, solares sin expectativas a corto plazo de edificación y los ya construidos proyectos a cargo de fondos y sin fecha de apertura.

Todas estas situaciones comparten la incertidumbre sobre el futuro de estos espacios o equipamientos. Pero detrás de aquellos “equipos” que tan solo han hecho urbanismo, toca reactivar el creativismo alternativo basado en la cercanía de usuarias y usuarios, toca pasar del simple urbanismo al “Urbanismo Adaptativo”. El desafío al tradicional urbanismo en crisis.

Con dinero, Langreo supo hacer muy bien urbanismo tradicional. Elegir el área que se ocuparía, valorar que usos estaban permitidos, modificarlos a la carta y desarrollar el proyecto final sin importar nada más. Como casi todas las políticas se trabajaban a corto plazo, evidentemente a cuatro años, lo justo para conseguir los votos y permanecer en el poder, hicieron que las miras a largo plazo fueran inexistentes. Un verdadero problema para la ciudadanía y una gran baza para los políticos de sillón…y ahora cabe preguntarse ¿Qué hacemos con los pasivos que ellos han generado en nuestra ciudad?

EXYZT_feature-620x240

Espacio público surgido de la reutilización del solar del antiguo polideportivo de La Latina

Por mucho progresismo que salga de sus bocas, muchos sabemos que en las mentes del antiguo Gobierno Local Langreano aún vive el conservadurismo tradicional a la hora de afrontar los problemas urbanos cambiando de lógica, manteniéndose en una postura con falta de visión y que mirándolo de otra manera pueden tener solución. Las soluciones son proyectos que hacen nacer las contradicciones entre el formalismo urbano y el gran dinamismo de las necesidades sociales y la ciudadanía. Los pasivos que llenan nuestra ciudad deben activarse cuanto antes.

Existe una nueva realidad de espacios de oportunidad en desuso y se debe expandir la capacidad de usar y disfrutar la ciudad con estrategia. Pero esta estrategia no es posible sin romper la barrera que separa entre la política pública y la ciudadanía.

Un gobierno local que no interacciona con la ciudadanía jamás podrá obtener ni conseguir una ciudad activa. “Trabajar en silencio” como algunas decían, no es el claro ejemplo de transparencia que debía tener un Gobierno.

Por lo tanto el primer paso lo tienen que dar los poderes públicos locales, con la ciudadanía y los colectivos capaces de colaborar en la puesta en marcha de proyectos de reactivación de recursos.

Mientras no haya coherencia en la actuación municipal y sepan compartir el impulso con la ciudadanía dudo que puedan contribuir en encontrar esas estrategias adaptativas y dinámicas. Pero que tengan en cuenta que las necesidades sociocomunitarias son muchas y con perfiles muy diferentes. La diferencia entre el anterior Gobierno Local y el actual es que aunque se sigue haciendo urbanismo basado en proyecto, pero sobre ideas sólidas, se está obteniendo el retorno esperado y que los espacios que se están creando están cumpliendo con la función esperada.

El urbanismo adaptativo es eso…desbordar los propios límites del urbanismo. A reiventarse toca.

Anuncios

“Todos los países, independientemente de cuál sea su nivel de desarrollo, pueden estimular a los sectores económicos convirtiendo en ecológicos sus procesos de producción y captando oportunidades de comercio en productos y servicios diseñados producidos, distribuidos y consumidos sosteniblemente.” Achim Steiner, Subsecretario General de Naciones Unidas

Quisiera concentrarme en el Bio-Comercio local, mejor dicho en los productos extraídos de la biodiversidad local. Pienso que facilitar y promover el comercio de estos productos, en este caso de la zona de las cuencas mineras, nos puede abrir un enorme mercado de exportación clave, orientando la contribución del comercio hacia la visión de una economía verde.

El primero objetivo sería que lxs nuevxs emprendedorxs obtuvieran los certificados de producción ecológica u orgánico, comercio justo o ambos, porque el escenario donde se mueve el bio-comercio sostenible está aumentando a pasos agigantados. Por ejemplo Perú, donde ahora mismo están apostando por la exportación de su bio-comercio, perfectamente etiquetado y con sus certificados de comercio justo y producción orgánica, preveen un aumento de ventas internacionales de 110 millones de dólares en el pasado 2009 a 2.7 billones de dólares en el 2020, además de crear cerca de 250.000 puestos de trabajo en toda la década, especialmente en las zonas más pobres.

Las Administraciones locales de nuestra región deberían defender las reformas políticas e inversiones que se centren en construir capacidades de oferta y demandas sostenibles y promover métodos de producción que conserven los recursos de la biodiversidad para la prosperidad a largo plazo de los medios de vida.

Langreo, por ejemplo, debería ir poniendo en marcha un proyecto de Economía Verde y Oportunidades de Comercio, con la ayuda de las Cámaras y la propia Mancomunidad con diferentes objetivos: Por un lado identificar oportunidades de comercio asociadas con la transición hacia una economía verde. Identificar políticas y medidas que podrían actuar como apoyos para aprovechar las oportunidades comerciales que puedan surgir y por último asistir a grupos interesados y también al sector privado para aprovechar las oportunidades de comercio sostenible a nivel local o comarcal.

Estos organismos pueden elaborar un informe de Economía Verde y Comercio, tendencias, desafíos y oportunidades en las Cuencas Mineras. Estudiar los desafíos y oportunidades de varios sectores, pero sobre todo la agricultura, acuicultura, bosques, industrias, energías renovables, turismo en las que el comercio sostenible puede tener un efecto positivo de competitividad económica, eficiencia de los recursos y la sostenibilidad social  y medio ambiental en general.

Que las cuencas puedan colocar productos a nivel internacional puede ser un fuerte incentivo para que productores y proveedores de servicios se vuelvan “verdes” mientras que las políticas y estrategias de economía verde pueden crear nuevos mercados para bienes y servicios sostenibles.

Las  cuencas pueden mejorar su bienestar económico, social, y medio ambiental y situarnos en una posición aventajada dado el incremento del comercio internacional asociados con el comercio sostenible. Creo sinceramente que podemos avanzar en la transición hacia la economía verde.

Licencia de Creative Commons
Comercio Sostenible en las Cuencas para una Economía Verde by Adrian Blanco www.unep.org is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.