Salud y Turnos……

Publicado: 24/01/2012 en Cultura, Optimismo, Salud

A día de hoy, tal y como están las cosas, parece que no es “prudente” protestar por el mero hecho de tener trabajo. Los silencios no son nada buenos y conformarse aún peor.

Creo y si bien van las cosas, cosa que realmente deseo, me quedan muchos días hasta llegar a mi jubilación. Hasta entonces serán al menos casi la treintena, que dicho así pasan en un suspiro pero si lo cuentas en días laborables da hasta pánico. Todo iría normal, como cualquier trabajador/a, si fuera normal la jornada pero a los que no podemos disfrutar de esta jornada “normal” no nos queda de otra que disfrutar de los menesteres que ofrece el régimen de turnos rotativos mañanas-noches-tardes.

El trabajo a turnos exige tener activo el organismo cuando el cuerpo nos exige descanso y también sucede a la inversa. Este régimen exige también al trabajador estar apartado de la vida social y familiar, cosa que es la que peor llevo personalmente, más ahora que soy papá. Triple desajuste entre tiempo de trabajo, el tiempo biológico y el tiempo social.

Es sabido que los trabajos a turnos son malos para la salud, pero sabiendo que es notablemente cierto este sistema se está extendiendo en los nuevos sistemas productivos y no por necesidades tecnológicas, sino fundamentalmente por obtener mayor beneficio y una amortización rápida de las inversiones. Los intereses comerciales, una vez más, por encima de la salud de las personas.

Los turnos producen mayores errores en el ámbito laboral, más accidentes por el aumento del número de errores, reducción del rendimiento, disminución de la capacidad de control y un aumento del absentismo laboral. Por no hablar y no menos importante de las consecuencias que producen sobre nuestra salud, tales como trastornos intestinales, alteraciones del sueño, pérdida de apetito, insatisfacción laboral, empobrecimiento de las relaciones familiares, dificultad para disfrutar del ocio y muchos trastornos nerviosos.

Es muy difícil concentrarse cuando una persona está muy cansada, lo que aumenta el índice de riesgo de producirse un accidente. El estress del trabajo a turnos puede producir alteraciones cardiovasculares muy importantes y estas situaciones son produccidas por los siguientes motivos. Es casi imposible dormir el número suficiente de horas cuando una persona trabaja de noche, porque el sueño es más corto, menos refrescante o satisfactorio que cuando una persona duerme durante las horas normales por la noche.Las funciones del cuerpo y del cerebro se hacen más lentas durante la noche y la madrugada.

Tiene que quedar claro que un trabajador a turnos rotativos NUNCA se acostumbrará, por mucho que quieran verlo así. Uno es joven y puede con todo…hasta que deja de serlo. Los trabajadores a turnos cuando se les pregunta por los principales problemas que generan los turnos, siempre son los mismos, la falta de sueño, el cansacio y la dificultad de compaginar la vida social y familiar. Alguno se preguntará que si realmente los efectos son estos y te hacen enfermar por qué no se deja el trabajo…pues deciros que los hay, siempre los ha habido. Esta situación se llama diferencia del trabajador sano o del trabajador sobreviviente. Los trabajadores que siguen con su trabajo, son los que pueden aguantar este ritmo.

Totalmente demostrado que el mayor problema de los turnos son los problemas cardíacos y bajo los estudios el mayor motivo el estress producido por el cambio de las mañanas a las noches, las largas horas de los turnos y las jornadas irregulares. Cambiar un calendario no es nada fácil para una organización. Diseñas nuevos turnos tiene un gran impacto sobre los trabajadores, a lo mejor es por eso por lo que parece ser Tabú la maniobra.

Algunos investigadores de renombre, ya optan por aconsejar que al menos el turno de noche debe ser de entre 2 y 3 días, donde el ciclo circadiano del cuerpo sufre menos. No cambiar de turno de mañana al de noche en la misma semana. Aplicación de Flextime, horas o días flexibles, especialmente para personas que tienen niños y viven lejos del lugar de trabajo. Comenzar los turnos fuera de las hora pico. Los turnos de mañana no deben empezar muy temprano entre las 5 o las 6 como son normalmente, para tratar bien las fases de sueño. Descansos breves cada hora.

Una de las cosas que más me sorprende ha sido el nuevo descubrimiento sobre la sensibilidad a agentes tóxicos durante la jornada normal. Los trabajadores son más sensibles por los cambios en los ritmos circadianos y lo más importante que los trabajadores de noche deben comer en caliente.

Mientras no cambie el sistema, algunos consejos para los turnos:

Para el turno de noche dormir una siesta por la tarde. Luego acostarse temprano, hay personas que necesitan dos ciclos de sueño para descansar. Programar mínimo 7 horas de cama aunque no sean todas durmiendo. Cuando acabe el turno de noche, es mejor dormir el siguiente turno de noche. Para ello acuestese pronto al acabar la última noche y duerma menos horas ese último día, luego verá como duerme la noche siguiente completa. En las siestas hacer la rutina del sueño normal, cepillarse los dientes y lavarse la cara, eso dirá a su cuerpo que se prepara para dormir le ayudará y mejorará el sueño. Nada de comidas pesadas, alcohol o drogras.

“Y recuerda que la única función en el trabajo es buscar la mejor manera de no aburrirse en él. En cuanto te entren las ganas de trabajar, siéntate y espera a que se te pase.”

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s